Seleccionar página
Palau de la Música, ValÈncia

3 dies / 58 ponents
Anem a escoltar-nos

Jornada dia 24
17:30 Sala Rodrigo 

Ponencia de clausura
Música sin fronteras: desde el conocimiento a una visión utópica por un nuevo humanismo musical.

Conoce a

Dinko
Fabris

Presidente de la Sociedad Internacional de Musicología.

Dinko Fabris, musicólogo, ha terminado su tesis doctoral a la Universidad de Londres. Profesor de historia de la música en el Conservatorio de Napoles y en la Universidad de Basilicata a Matera, es profesor invitado en variadas universidades. Miembro de la Academia Europaea y del Pontificio Consilio de Cultura, fue el primero italiano presidente de la International Musicological Society (2012-2017; last president 2017-2022).

Ha publicado 150 ensajos, libros y ediciones criticas, incluso obras de Cavalli y Gesualdo da Venosa.

Música sin fronteras: desde el conocimiento a una visión utópica por un nuevo humanismo musical.

Mi ponencia tiene que ver con la utopia y con una vision participativa del universo musical de hoy. Publicado por primera vez en latín en 1516, Utopía de Thomas More describe un gobierno perfecto que promueve la armonía y el orden jerárquico, en el cual la música sirve como medio para lograr este orden. Menos de una centuria después de la publicación de Utopía, en La Ciudad del sol (1602), Tomaso Campanella se imagina los sonidos que un día pudieran ser amplificados a través de telescopios acústicos. En 1626 Francis Bacon, en The New Atlantis, describe al ciudadano que un día podrá acumular y preservar el sonido de tal forma que le permita reproducirlo a voluntad. En los siglos siguientes, nos encontramos con variadas visiones utópicas de la ciudad musical, pasando por Rousseau y llegando a Eufonìa o la Ciudad musical de Hector Berlioz, la “nouvelle de l’avenir” que tiene lugar en el 2344 y que fue publicada por primera vez en la “Revue et Gazette Musicale de Paris” en 1844. Estos casos, en siglos diferentes, no sólo incluyen todos los elementos de visiones utópicas típicas de la ciudad ideal como un conjunto “armónico” de ciudadanos (orquestra), sino también anticipan el enfoque comparativo propuesto por la New History. La última gran utopía músical llegó a Europa desde el Nuevo Mundo: es el denominado “Sistema” orquestal fundado por José-Antonio Abreu en Venezuela en 1975 y apadrinado por Claudio Abbado como “utopía realizada”. En realidad todas estas utopías musicales se plantean sobre la misma visión de una sociedad ideal gobernada como una orquesta, que nació en la Grecia antigua como la misma palabra “orquesta”, recuperada por primera vez al final del Renacimiento italiano con la invencion de la Ópera florentina.

Disfrutando mi experiencia reciente como primer presidente “mediterraneo” de la Sociedad Internacional de Musicología (2012-2017), he descubierto con sorpresa que las primeras asociaciones profesionales de músicos y musicologos en Europa (como la Societé International de Musique) siguieron el modelo utópico de las primeras asociaciones de Estados (The Ligue of Nations, después United Nations) como reacción a los grandes conflictos mundiales. En la crisis de identidad del mundo de hoy, estos proyectos utópicos tienen todavía una actualidad en sus propuestas de preservar la superviviencia misma del “humanismo musical”.